Peñiscola castillo y playa

noviembre 17, 2016 en Destinos por Viajes Single

Uno de los lugares turisticos mas conocidos de la Comunidad Valenciana es Peñiscola, por eso desde Viajes Single recomendamos este destino como lugar de vacaciones, con una amplia oferta turistica en verano, algo mas baja en el resto del año, pero con un castillo que se impone sobre uno de los extremos de esta localidad y que se puede visitar en cualquier fecha. Esta localidad cuenta con cerca de 8.000 personas censadas, pero su población se multiplica exponencialmente en verano, fecha donde abren todos los hoteles que copan el paseo marítimo y los alrededores.

Viajar a Peñiscola puede resultar en una experiencia grata, sobre todo si es en buena compañía, como en viajes, de Halloween Salsero que se celebro hace poco, en el puente de Noviembre, donde se realizan diversas actividades, como la de practicar bailes tipo salsa, bachata, kizomba, paseos, visitas guiadas y mucho mas, con lo que podremos disfrutar de un lugar único como este pueblo costero.

Peñiscola castillo y playa

peniscola castillo y la playa

peniscola castillo y la playa

Prehistoria y Edad Antigua

Son abundantes los vestigios arqueológicos hallados en las cercanías del tómbolo, en los yacimientos de Poaig y Els Barrancs, que confirman el poblamiento de la zona por algún pueblo ibérico (ilercavones), así como la relación entre éstos y los mercaderes fenicios que llegaron por mar . En Peñíscola se asentaron, probablemente, los fenicios procedentes de Tiro y poco después los griegos de Zacinto. Más tarde llegarían por mar cartagineses, romanos, bizantinos y árabes.

Los testimonios escritos más antiguos y verosímiles acerca del conocimiento de Peñíscola en el orbe antiguo, cabe buscarlos, sin embargo, Estrabón y Rufo Festo Avieno que en sus descripciones de la costa mencionan la ciudad de Quersónesos, nombre que darían los griegos a la ciudad y cuya traducción significa península.

Patio de armas del castillo.
Peñíscola, colonia griega y romana, será importante puerto a través del que entrarán productos manufacturados que los colonizadores intercambiarán por el preciado vino y aceite de oliva de los íberos que poblaban las sierras del litoral.

Serán los romanos, quienes al traducir el nombre griego de la ciudad al latín darán origen al topónimo actual de Peníscola ; se supone que la forma Peñíscola se originó en una alteración debida al cruce con la palabra «peña».

Edad Media
to) como castillo inexpugnable junto al mar, que está poblado, tiene alquerías, cultivos, abundancia de aguas e importantes salinas. Desde la fortaleza, que será frontera con la cristiandad, los árabes piratean el litoral y realizan incursiones en Cataluña.

Peñíscola será cuna de personajes ilustres como el Rey Lobo ‘Mohamed ben San, Aben Mardanis’ (1124) que logrará mantener un reino musulmán en el sudeste de la península ibérica frente a los invasores bereberes, y el literato Alí Albatá, que intervendrá en las negociaciones con el rey Jaime I.

Aunque ya lo había intentado en 1225 sitiándola durante dos meses, no será hasta 1233 cuando Jaime I tomará posesión de la ciudad de Peñíscola, recuperando también el dominio sobre el mar. Será una conquista pacífica. Tras la caída de Burriana que deja aislados los castillos musulmanes del norte, la ciudad se entregará sin lucha y bajo ciertos pactos que respetaban las leyes y costumbres sarracenas.

El 28 de enero de 1251, sin embargo, Jaime I de Aragón otorgará carta de población a la ciudad a fuero de Valencia, en virtud de la cual desposeerá los moros de todos sus bienes propiedades que entregará a los nuevos pobladores cristianos. Esta medida propiciará la consolidación demográfica y económica de la ciudad, iniciándose una etapa de prosperidad.

Entre los años 1294 y 1307 fue construido el actual castillo Templario sobre los restos de la alcazaba árabe. Los promotores fueron frey Berenguer de Cardona, que era el Maestre de la Orden del Temple en Aragón y Cataluña y frey Arnaldo de Banyuls, que era el Comendador de Peñíscola. Los escudos de ambos se conservan esculpidos en piedra formando fajas heráldicas situadas por encima de la puerta de acceso al castillo y también sobre la puerta de la basílica.

El Cisma de Occidente
A caballo entre los siglos XIV y XV, el Cisma de Occidente marcaría la historia de la Iglesia con la presencia simultánea de dos Papas. Uno de ellos fue Pedro Martínez de Luna, más conocido como el Papa Luna. Sustituyó a Clemente VII como Papa de Aviñón con el nombre de Benedicto XIII, al tiempo que otro Papa se instalaba en Roma con la obediencia de ingleses, alemanes e talianos. Desautorizado, el Papa Luna se autoexilió a Peñíscola donde entraba el 21 de julio de 1411 asentando allí la sede pontificia y convirtiendo su castillo en palacio y biblioteca pontificia tanto para él como para su sucesor, Clemente VIII, el también aragonés Gil Sánchez Muñoz, segundo Papa de Peñíscola, el cual, tras la muerte de Benedicto XIII el 23 de mayo de 1423, fue elegido en Peñíscola por los partidarios del Papa Luna, gobernó entre 1424 y 1429. Su renuncia al cargo acabó con el Cisma de Occidente.

Tras el periodo pontificio Peñíscola regresa a la jurisdicción real, siendo una de las villas de realengo del Reino de Valencia, al igual que Morella, Burriana, Játiva, Alcira